Soy la agenda de mis hijos

Ecolalia
Ecolalia
enero 29, 2015
Aprender jugando - Mar Navas
Aprender jugando – Mar Navas
febrero 3, 2015
Mostrar todos

Soy la agenda de mis hijos

Soy la agenda de mis hijos. Hoy os vamos a invitar a hacer una reflexión sobre una situación cotidiana que puede que os resulte muy familiar.

¿Podéis recordar la primera vez que enviaste y recibiste los deberes de tu [email protected] por whatsapp porque se le habían olvidado?

Seguro que la primera vez que ocurrió este suceso pensaste que era maravilloso que la tecnología avanzara tanto y fuera la solución de nuestros problemas cotidianos. Pero esta situación tan maravillosa a provocado que ese día fuera el comienzo de una larga lista de mensajes a partir de las 5 de la tarde con listados infinitos de actividades, ejercicios, fotos de los libros, de fichas… Soy la agenda de mis hijos

– ¿Mamá, se me ha olvidado la agenda en clase,¿puedes preguntar qué ejercicios tengo que hacer para mañana?

– ¿Papá, no tengo el libro, seguro que está debajo de mi mesa,¿puedes preguntar qué ejercicios son y que envíen una foto?

La respuesta a estas dos “situaciones” es la misma:

– Ahora mismo se lo pregunto a los demás padres/madres.

Y en 2 minutos vuestros hijos tienen el problema solucionado sin tener ningún tipo de consecuencias.

Ahora, pensad por un momento en vuestra etapa de alumnos cuando por error, despiste, etc., se te olvidaba apuntar los deberes, la agenda o el libro en clase. Sentías una angustia por el fallo cometido que más tarde se convertiría en el toque de atención para coger todo lo necesario para realizar los deberes en casa.

La mañana siguiente, cuando llegabas a clase y no habías realizado las actividades porque se te había olvidado el libro en la mesa, te servia como experiencia para aprender a organizar la mochila y revisar todo el material que hay dentro con tal de no dejarte nada en clase y poder llevar al día siguiente las tareas hechas y cumplir con tu trabajo (se estaba forjando tu responsabilidad).

Hoy en día, somos las agendas o ayudantes perpetuos de [email protected] [email protected] Soy la agenda de mis hijos.

Claro que vamos a estar a su lado siempre siempre que lo necesiten, y vamos a prestarle nuestra ayuda desinteresada porque ellos son lo más grande, pero ¿qué estamos consiguiendo con este exceso de ayuda?

  • No asumen ningún tipo de responsabilidad.
  • No prestan atención a sus tareas u obligaciones porque si fallan siempre estamos detrás para ayudarle y “salvarles”.
  • No ponen empeño en hacer la tarea.
  • Sólo esperan instrucciones y órdenes.
  • No afrontan sus errores o fallos.
  • No saben elaborar estrategias para solucionar los problemas por ellos mismos.
  • Siempre van por el camino fácil.

Ante esta situación, debemos seguir educando y decir:

– No [email protected] Un error lo tiene cualquier persona pero esta situación se está haciendo habitual. No es MI RESPONSABILIDAD que se te hayan olvidado los deberes, ES LA TUYA. Por lo tanto, mañana le dices al profesor o profesora que no los has hecho porque se te olvidaron y que no volverá a ocurrir.

– Pero tu me puedes ayudar con un simple mensaje al grupo de los padres de la clase.

– Sí, pero como te he dicho, ya han sido varios días y eres tú la responsable. Puesto que se te han olvidado a ti tienes que asumir las consecuencias de tus acciones y ser responsable. Yo no te pido que me recuerdes qué tengo que hacer en mi trabajo, si tengo que preparar un material para mañana, si tengo que hablar con una persona porque es importante… cada uno asume su parte de trabajo y con ello la responsabilidad que ello conlleva.

Para ser capaces de educar no debemos sentirnos malos pares cuando:

  • No les resolvemos sus problemas, puesto que de esta manera le estas ayudando a comprender y a aprender una valiosa lección.
  • No le prestas apoyo en la realización de TODAS las tareas, puesto que sólo le debes prestar apoyo cuando lo necesite, para así enseñarle el valor y la satisfacción del esfuerzo.
  • No le supervisas todo lo que hacen, ya que las mayores lecciones se aprenden de los errores.

LO NUEVO ES FANTÁSTICO, BUENO, INNOVADOR, PERO NUNCA ESTÁ DE MÁS CONSERVAR VIEJAS PINCELADAS

¡Ánimo, confianza y reflexión!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?